Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
Temas Principales
   Centro de Investigaciones en Café
   Estadísticas y Precios
   Capacitación
   Café y ambiente
   Oficinas Regionales
   Biblioteca Arturo Arrivillaga Aguirre
   Publicaciones
   Servicios
   Conózcanos
   Noticias

Semilleros y Almácigos

Contenido

[Ocultar]

Semilleros

Es el medio utilizado para la siembra de la semilla. El objetivo básico es obtener plantas de café, sanas, vigorosas y de alta producción. Esto se logra al seleccionar semilla que garantice los resultados deseados. El proceso de selección debe iniciarse desde la obtención de plantas madres de la variedad elegida, considerando sus características físicas propias y su adaptabilidad y capacidad de producción. Es importante implementar programas de injerto, utilizando los métodos “Reyna” o Hypocotiledonar.

Selección y preparación de la semilla

El primer paso es la selección de la fuente de semilla. Se debe elegir entre comprar la semilla o producirla en la empresa cafetalera. En el primer caso, se debe  tener cuidado de que el origen sea de absoluta confianza.

Tanto el productor de semilla como el caficultor deben cumplir con los siguientes aspectos:

  1. Seleccionar el lote de donde será colectado el fruto; lo cual se recomienda hacer desde el segundo o tercer año de cosecha, tratando de que los cafetos seleccionados conserven la pureza de la variedad, que sean de alta producción, y que el mantenimiento en la finca haya sido satisfactorio. Se deben rechazar las plantas no aptas para semilla.
  1. Estratificar la planta en tres partes y recolectar los frutos en la parte media. De la misma forma se realiza en las bandolas productivas. El fruto debe ser recolectado en el punto óptimo de maduración.
  1. Hacer  la prueba del fruto vano en estado de cereza, la cual consiste en sumergir 100 frutos en un recipiente con agua. Si el porcentaje de cereza que flota es menor al 5%, es una buena planta madre que heredara estas características a sus descendientes.
  1. El despulpado del fruto debe hacerse el mismo día, con el cuidado de no lastimar la semilla.

Cuando se trata de cantidades pequeñas, se puede hacer a mano; si son medianas, con despulpador manual y si son cantidades mayores hay que utilizar el despulpado mecánico. En el último caso hay que tener el cuidado de calibrar el equipo y revisar con frecuencia su funcionamiento.

  1. Fermentado y lavado: se debe tener el cuidado de que no haya sobre-fermentación, para evitar daños en el embrión de la semilla.
  1. Lavado: hay que realizarlo con agua limpia y luego hacer la segunda selección de granos vanos en estado de pergamino húmedo, separando los granos que floten.
  1. Secado: debe hacerse a la sombra, en capas delgadas. Resulta mejor hacerlo en parihuelas con marco de madera y cama de material plástico, como zaranda o cedazo. Esto permite un secado más uniforme. La semilla debe quedar entre 25 y 28 % de humedad.
  1. Selección final de la semilla: hacer esta selección de la semilla, para eliminar los últimos granos defectuosos:
  1. Caracol
  2. Triángulos
  3. Elefantes
  4. Grano negro
  5. Muy pequeños
  6. Picados y lastimados
  1. Envasado y almacenaje: se debe envasar en costales de manta, yute, kenaf o henequén y ser almacenado en un lugar fresco, cuidando que la temperatura en cuarto cerrado no suba de unos 27 ºC  (80.6 ºF).  Si se quiere tener almacenado por más tiempo, de unos 3 a 6 meses, debe envasarse con un contenido de humedad entre 20 y 25%, en bolsas de polietileno grueso, de 4 a 6 milésimas, y almacenarla en un ambiente que no suba de los 22 ºC ( 71.6ºF).  Esto se puede lograr subiéndola a localidades de mayor altitud. Cada semana, debe  revisarse y ventilarse para controlar los mohos.

Dependiendo del tamaño y peso de la semilla de cada variedad, una libra debe tener de 1,200 a 2,000 granos (semillas);  un estimado práctico es de 1,200 plántulas por libra de semilla.

Foto 1. Semilla seleccionada.

El período de longevidad para semilla indicado anteriormente, corresponde a las variedades cultivadas de la especie Arabica (Borbón, Caturra, Catuaí, etc). En el caso de semilla de Robusta (especie C. canephora), su longevidad es más corta, aún bajo condiciones adecuadas de almacenaje, debiendo programar la hechura de semilleros de Robusta, con semilla que no tenga de más de 3 meses de almacenaje. Las diferentes de longevidad entre Arabicas y Robusta son de naturaleza genética, atribuido a un mayor contenido de materia grasa en la semilla de Arábicas.

La hechura del semillero

El sustrato del semillero debe estar compuesto por una capa de un mínimo de 20 centímetros de espesor de arena de río o arena blanca.

  1. Selección del Lugar: este debe ser un sitio plano, seco, soleado y de fácil acceso; y con disponibilidad de agua para riego.
  1. El sustrato debe estar libre de materia orgánica; de preferencia con textura arenosa o franco-arenosa, volteado, revuelto y mullido; tamizado o libre de objetos extraños y terrones; en camas o tablones de suelo de 20 centímetros de profundidad, de 1.0  a 1.20 m. de ancho, y  de un largo necesario para la cantidad de semilla a sembrar. En forma práctica se calcula una libra de semilla por metro cuadrado. Los taludes deben ser protegidos con materiales como madera, bambú, block,  etc.

Tratamiento del suelo o sustrato

El sustrato utilizado para hacer semilleros debe ser tratado, para eliminar la presencia de organismos y microorganismos, tales como insectos, hongos, bacterias y nematodos.   La manera más fácil y eficaz de eliminar todos estos agentes potenciales de futuros daños, es por medio de la desinfección y desinfestación del suelo.

 

En el cuadro 1, se detallan los productos recomendados:

 

Cuadro 1. Productos utilizados para tratamiento del suelo en semillero.

PRODUCTO

DOSIS

CONTROL

ÉPOCA DE LA APLICACIÓN

CLASIFICACION TOXICOLOGICA

BANROT

2 - 4 gr. /gal. /m2

Hongos

2 a 3 días antes de siembra

             IV

PREVICUR + DEROSAL

6 cc  de c/u/gal/m2

Hongos

2 a 3 días antes de la siembra

IV

FURADAN. 5 G

 

½  onza/m2

Insectos y Nematodos

8 días antes de la siembra

I B

MOCAP

½  onza/m2

Nematodos, insectos y cochinilla.

15 días antes de la siembra

I A

BASAMID G

1 onza / m2

Hongos, insectos, nematodos y semilla de malezas

12 días antes de la siembra.

IV

 

Época de siembra

El tiempo más adecuado para hacer los semilleros está en relación con el período del  almácigo, altura de la finca sobre el nivel del mar  y el trasplante al campo.  Si tomamos  en cuenta la aparición de enfermedades, principalmente el mal de talluelo, es más ventajoso hacerlos durante la época seca (octubre – abril); de acuerdo con la planificación de la finca.

El agua debe proporcionarse por medio de riego controlado.  Hay variantes a esta situación y se pueden hacer semilleros en cualquier época del año, pero debe tomarse en cuenta que esto requiere cuidados especiales y un calendario que incluya el trasplante de los cafetos, del almácigo al campo definitivo.

Es recomendable  la realización de almácigos injertados, y para ello debe contemplarse el mismo tratamiento para hacer los semilleros de café variedad Robusta o Nemaya, la cual se utiliza como porta-injerto, calculando una libra de semilla de Robusta por una libra de semilla de café comercial.

Sistema de siembra

La semilla se puede sembrar en surcos, bandas o al voleo.  El sistema más recomendable es en bandas de entre 5 y 10cm. de ancho y 5cm. de separación entre bandas; cuidando  de no colocar una sobre otra, de manera que quede bien distribuida.  Dependiendo del volumen de semilla a utilizar, se recomienda la siembra escalonada.  Para el caso de semilleros de Robusta o Nemaya, esta debe sembrarse entre 10 y 15 días antes de la semilla comercial, para que el tallo del “soldadito” alcance el diámetro adecuado para efectuar el corte longitudinal.


Figura 3. Pasos a seguir en la injertación.

Cobertura

Los tablones ya sembrados deben cubrirse con un material vegetal que esté libre de semilla. Pastos de hoja angosta y larga, como el vetiver, jaraguá y chipe son buenos materiales, que se pueden poner directamente sobre la superficie del suelo o bien sobre una serie de rejas o “marimba” de varas transversales, apoyadas sobre soportes longitudinales. El propósito de esta cobertura es crear condiciones más estables de humedad y temperatura, a la vez  proteger el tablón de la acción directa del agua de riego o de cualquier otro agente extraño.

Las plántulas emergen a la superficie entre los 50 y 75 días después de sembradas.  En este momento debe levantarse la cobertura, formando un “tapexco” o techo de entre 0.70 y un metro sobre el semillero, utilizando la misma clase de material que se utilizó para el semillero; esto permitirá el normal desarrollo de las plántulas y facilitará las labores de su manejo.

Riego

Estos deben realizarse de acuerdo con un calendario que se ajuste a las condiciones del lugar, textura del sustrato y cobertura; el cual puede ser de dos a tres veces por semana o en días alternos.  Si hay riesgos de mal de talluelo al levantar la cobertura, una vez se hayan erguido los “soldaditos”, conviene hacer una aspersión con un fungicida, como Alto 10, en dosis de 7 cc /4 galones de agua, o bien Benlate, Orthocide o Daconil, en dosis de  2.5, 15 ó 10 gramos, respectivamente, en un galón de agua.

Injertación (injerto reyna o hypocotiledonar)

El injerto de cafetos de la especie Coffea arábica sobre patrón de la especie Coffea canephora, variedad Robusta o Nemaya, ha demostrado ser el mejor método, por más práctico y económico, para el control de los nematodos en la plantación y de otros organismos del suelo; así también para lograr vigor y longevidad.


Foto 3. Sistema de siembra en bandas


Foto 4. Proceso de injerto

Foto 5. Propagador rústico tipo “Guatemala

La hechura del semillero de Robusta debe realizarse 15 días antes del semillero de la variedad que va ha injertarse, para tener un tallito bien desarrollado.

Dependiendo de la zona del país, el injerto se puede hacer a los 60 días después de la siembra de las dos variedades, teniendo el cuidado de realizarlo en estado de “soldadito”, debido a que el tejido del tallo aún no se ha lignificado y se evita la transpiración de la planta. Actualmente, en ANACAFÉ se ha desarrollado el uso de la cinta autoadherible Parafilm “M”, que tiene la ventaja de ser impermeable, flexible y resistente, la cual sustituye el uso del vendaje tradicional con nylon. Este material facilita la ejecución del vendaje, permite un aumento en el rendimiento, un amarre casi hermético, que evita entradas de agua, y, con el transcurso del tiempo, la auto degradación y posterior caída automática de la cinta, aproximadamente entre 60 y 70 días después de realizado el vendaje.

Uso de propagador

Después de ejecutar el injerto, es conveniente utilizar un propagador. Este consiste en un tablón con las dimensiones similares a la de un semillero y con un suelo franco,  en el cual se realiza la siembra del soldadito injertado, dejando una distancia de 2.5cm. entre plantas y 8cm. entre hileras.  Con ello se logra un mejor control de humedad del suelo, de sombra y, por consiguiente, una mejor selección de los cafetos que serán trasplantados a la bolsa.

Los soldaditos pueden permanecer por un periodo de entre 30 y 45 días en el propagador,  y luego ser trasplantados.                  Si en caso no se utiliza el Parafilm, el desvendar el injerto puede realizarse entre 45 y 50 días después de haberlo realizado, utilizando para ello una hoja de afeitar o una navaja, pero con cuidado de no lastimar el tallo.

 

Trasplante  directo a la bolsa

Dependiendo de las condiciones de la finca, del sustrato de la bolsa y de la habilidad de los injertadores, se puede obviar el uso de propagador; haciendo el trasplante directamente a la bolsa, o al suelo, luego de efectuar el injerto. Debe tenerse cuidado de que exista buena humedad en el suelo y adecuada sombra, y mantener riegos con gota fina en horas de la mañana y de la tarde, por medio del uso de una bomba de aspersión.

Almácigo

La elaboración de un buen almácigo es parte fundamental en el éxito de la futura plantación.  Tradicionalmente existen dos sistemas: uno en bolsas de polietileno y el otro en el suelo.

Aspectos que deben tomarse en cuenta para hacer un almácigo:

  1. De fácil acceso.
  2. Cercano a los semilleros.
  3. Topografía plana o moderadamente inclinada.
  4. Con disponibilidad de riego.
  5. Protección contra vandalismo, daño por animales y viento.

Almácigos en bolsa

La bolsa

La más adecuada es la de polietileno negro, perforada, de las siguientes medidas: de 3 milésimas de grosor y de 6 x 8 ó de 7 x 10 pulgadas, para una postura, y de 6 x 10 ó de  8 x 10, para dos posturas.   

El suelo para el sustrato

Utilizar suelos provenientes de áreas que permitan hacer cortes profundos y hacer mezclas con arena, pulpa y/o gallinaza, para obtener un sustrato adecuado para llenar las bolsas y que proporcione condiciones óptimas para el buen desarrollo de las plantas.

a. Textura del suelo
 

El suelo debe ser de textura franca o suelta, proveniente de una mezcla equilibrada de arena, arcilla y limo.  Si el suelo es arcilloso se debe agregar arena y si tiende a ser muy arenoso habrá que agregarle un poco de suelo arcilloso, de manera que se vuelva franco.

b.  Materia Orgánica    

Es recomendable el uso de materia orgánica como fuente de nutrientes naturales, y para ello se recomienda que esté totalmente descompuesta, seca y desmenuzada. Se mezcla en las proporciones siguientes: para un suelo franco, dos partes de suelo y una parte de pulpa o gallinaza;  para un suelo arcilloso, dos partes de suelo, una parte de arena y una parte de pulpa o gallinaza. Esta mezcla debe estar libre de terrones y objetos extraños, por lo que es necesario tamizarlo con un cedazo de ¼”.

c.  Tratamiento

Las afecciones más generalizadas y comunes en Guatemala son: en primer lugar, las causadas por hongos y, en segundo lugar, las causadas por nematodos.  Para proteger las plantitas recién trasplantadas, se recomienda usar los productos que se presentan en el cuadro 2.

 

Cuadro 2. Productos utilizados para el tratamiento del suelo de los almácigos.

PRODUCTO

DOSIS

CONTROL

ÉPOCA DE LA APLICACIÓN

CLASIFICACION TOXICOLOGICA

BANROT

2 - 4 gr. /gal. /m2

Hongos

2 a 3 días antes de siembra

IV

PREVICUR + DEROSAL

6 cc  de c/u/gal/m2

Hongos

2 a 3 días antes de la siembra

IV

FURADAN. 5 G

 

½  onza/m2

Insectos y Nematodos

8 días antes de la siembra

I B

MOCAP

½  onza/m2

Nematodos, insectos y cochinilla.

15 días antes de la siembra

I A

BASAMID G

1 onza / m2

Hongos, insectos, nematodos y semilla de malezas

12 días antes de la siembra.

IV

 

La mezcla puede aplicarse con bomba de mochila, sin boquilla, a las bolsas llenas de suelo, previamente humedecidas.  Si una finca tiene presencia de nemátodos, lo más conveniente es tomar muestras del suelo y enviarlas al laboratorio de ANACAFÉ.  Si se confirma la existencia de nematodos parásitos, hay que tratar el suelo para controlarlos.   

Ordenamiento de las bolsas

Se colocan en hileras dobles con calles, de entre 40 y 50 cm. de ancho.  Si se tiene preferencia por sembrar dos cafetos por bolsa, conviene alinearlos en la misma dirección de las hileras de bolsas. Las bolsas deben enterrarse a una profundidad que depende de la temperatura y humedad del ambiente y del suelo. Entre más caliente y seco, mayor será la profundidad a que se entierran las bolsas.  La disponibilidad de riego y regulación de la sombra permitirán menor profundidad, con ahorro de trabajo y costos.  La profundidad, la textura del suelo, el agua de lluvia o de riego y la exposición al sol, determinarán el grado de compactación de las bolsas, lo cual afecta mucho el desarrollo del cafeto. El suelo en la bolsa debe mantenerse suelto, esto se logra presionando periódicamente la bolsa con los dedos.

Figura 4. Ordenamiento de la bolsa y de la siembra

Trasplante

El transplante debe hacerse, cuando la plántula está en la etapa de “soldadito”; considerando los siguientes aspectos: 

  1. Selección de plántulas sanas, vigorosas y bien conformadas.
  2. Evitar la deshidratación, trasplantándose en grupos pequeños.
  3. Que las plantas no presenten defectos en la raíz.
  4. Que la raíz pivotante sea recta y larga.

Es importante asignar un encargado específico para manejar y dirigir todos los pasos del trasplante, tomando en cuenta las recomendaciones técnicas.

Durante el trasplante, las plantitas se deben exponer al aire el menor tiempo posible, por lo que debe trabajarse con cuidado y rapidez. Esto se puede lograr tomando secciones de suelo con soldaditos, a manera de pilón, y previo al trasplante remojar la raíz en una solución de Captan o Disafol (captafol) en dosis de ½ onza/galón de agua y dar los pasos siguientes:

  1. Separar la plántula del pilón.
  2. Revisar la raíz.
  3. Podar la raíz.
  4. Remojar la raíz en la solución desinfectante.
  5. Sembrar en la bolsa.
  6. En la siembra, enterrar la raíz recta hasta el cuello de la plántula.

Figura 5. Transplante del semillero a la bolsa del almácigo


Figura 6. Poda de raíz del "Soldadito" (en una raíz de 12 cms.
se cortan 5 cms. de la punta


Figura 7. Siembra del soldadito en la bolsa, con el cuello de
la raíz al mismo nivel del suelo

Sombra

Dependiendo de las condiciones de la finca, se puede utilizar sombra viva o muerta (tapexco). Las especies a usar como sombra viva deben ser de rápido crecimiento, de fácil manejo y que permitan la penetración uniforme de la luz. 

Conviene sembrar las semillas de sombra viva en filas paralelas a las bolsas, intercaladas cada una o dos hileras, según el follaje y la densidad de sombra deseada.  Estas deben sembrarse cinco o seis semanas antes del trasplante de las plántulas a las bolsas.  En fincas de zonas altas, húmedas y con frecuencia de días nublados, es recomendable reducir al mínimo la sombra en los almácigos.  Las especies anuales o bianuales, es mejor sembrarlas en hilera continua y “entresacarlas” cuando alcancen el tamaño conveniente para sombra, dejando de cuatro a cinco plantas por metro. Lo que se arranca debe picarse para que quede como cobertura en el propio lugar.

En zonas donde se carece de agua de riego y la época seca es prolongada (hasta seis meses), se recomienda que la sombra provenga de enramadas o tapexcos. Estos deben tener una altura de entre 1.8 y 2 metros, preparados con madera, alambre galvanizado y ramas de plantas propias de la región o con zaran. Para conservar mejor humedad del suelo, es conveniente proteger las plántulas del efecto de los vientos, cubriendo los lados del tapexco. En el cuadro 3 se mencionan las especies más utilizadas.

Cuadro 3: Especies para la sombra viva

NOMBRE COMÚN NOMBRE BOTÁNICO
Crotalaria Crotalaria anagiroides
Gandul o arveja

Cajanus cajan

Tephrosia Tephrosia voagelii
Baraja Cassia alta
Se pueden hacer almácigos a plena exposición solar, siempre que se cuente con suficiente agua y un buen sistema de riego.  Este sistema tiene la ventaja de producir plantas más vigorosas en menor tiempo, siempre y cuando se establezca un buen programa de fertilización y control de enfermedades (principalmente cercóspora).


Foto 6. Verificación del punto de “doblez” de la raíz del
soldadito, sitio donde debe cortarse la raíz antes de
su trasplante a bolsa.

Foto 7. Almácigo bajo semi-sombra de árboles permanentes


Foto 8. Almácigo a exposición solar.


Foto 9. Almácigo en bolsa, bajo sombra.


Foto 10. Detalle de poda de raíces en bolsa de almácigo


Foto 11. Almácigo de doble postura con
buen desarrollo de los 2 ejes.

Riego

La época más adecuada para establecer los almácigos es al inicio de la época lluviosa, que empieza a partir de mayo para la mayoría de las regiones; aunque esto tiene mucho que ver con la edad, el tamaño y la época en que se desea hacer el trasplante al campo definitivo. 

El riego es de vital importancia en los días secos de invierno, así mismo durante todo el verano. Cualquiera que sea el equipo y el sistema, debe ponerse especial atención en la humedad adecuada. La frecuencia depende del suelo y del ambiente.

Fertilización

Se cubre en el capítulo de Suelos y Fertilización.

Programa fitosanitario

Se presenta un programa fitosanitario, a manera de guía, que puede tener variaciones en las distintas regiones del país. La aplicación de agroquímicos debe iniciarse una semana después del transplante.

 

a.         Primera aspersión

                        Disafol                                               2 libras

                        Adherente, dispersante                  125 cc

                        Agua                                                  50 galones

b.        Segunda aspersión

                        Ferbam                                             2 libras

                        Adherente, dispersante                  125 cc

                        Agua                                                  50 galones

c.         Tercera aspersión.

                        Benlate                                              4 onzas

                        Adherente                                         125 cc

                        Agua                                                  50 galones

d.        Cuarta aspersión.

                        Alto 10 SL                                         100 cc

                        Agua                                                  50 galones

 

Es importante realizar una rotación de los productos, para evitar el desarrollo de resistencia de las plagas, así como dejar intervalos mínimos de 15 a 20 días entre aplicaciones.

Cuando la planta tenga de dos a tres pares de hojas, si se considera necesario, se puede iniciar la aplicación de fertilizante foliar, según sea el requerimiento; así como la adición de un insecticida, si existe daño por insectos cortadores o chupadores.

En almácigos grandes, es conveniente la asignación de un caporal específico, permanente, que supervise a diario todo su manejo.

Control de malezas

El control de malezas puede realizarse en forma manual o química.  El control químico se cubre en el capítulo sobre las malezas.

Para disminuir la incidencia de las malezas, se puede utilizar un valioso recurso para su control, como es el uso de cobertura en las calles entre las hileras, y utilizar cascabillo de café (pergamino), aserrín o arena blanca, sobre el suelo de la bolsa.

Poda de raíz en almácigo de bolsa

Una de las principales causas de agotamiento prematuro, y muerte de plantas jóvenes en campo, es debido a la mala formación de raíces, principalmente la formación de “cola de coche”, que puede provocarse durante el transplante de semillero a bolsa, o como ya fue indicado, durante la siembra de la planta en campo definitivo. La recomendación es cortar la rodaja de la bolsa a una pulgada del fondo, o punzarlo con una espátula para cortar la raíz y evitar dicha deformación (foto 10).

Esta poda de raíces en bolsa, debe de hacerse un mes antes de la siembra en campo, para lograr estimular las raíces en el mismo sitio del almacigo.

 

Almácigo al suelo

El sistema  de siembra de los cafetos directamente al suelo, en tablones, es factible y muchas fincas en Guatemala lo prefieren y lo hacen con excelentes resultados, especialmente en la zona cafetalera del oriente del país. Se recomienda este sistema, si se pueden tener las condiciones siguientes:

  1. Personal técnico y de campo que debe estar suficientemente capacitado en el manejo del almácigo.
  2. Dar todos los pasos de la hechura y manejo, de acuerdo con un programa definido.
  3. Poner especial atención a la preparación de los cafetos para su trasplante al campo.   El vigor vegetativo del tallo, ramas y hojas debe guardar relación con el crecimiento de las raíces.  La raíz merece un cuidado especial para el trasplante, mayormente si se aplica la práctica de poda de raíz.

Aspectos específicos para hacer almácigos al suelo

  1. Todos los aspectos referentes al suelo, señalados en la sección de almácigos en bolsa, se aplican a los almácigos en el suelo.
  2. Cuidar que el espesor de los tablones tengan un mínimo de 35 centímetros.
  3. La textura del suelo debe ser franca; para evitar la compactación y mantener un buen drenaje.
  4. Sistema de siembra: el distanciamiento que se recomienda es de 20 x 20 cm. para variedades de porte bajo y de 25 x 25 cm. para variedades de porte alto, haciendo la poda de raíz del “soldadito”, como se recomendó en el almacigo en bolsa.
  5. Los riegos deben programarse de acuerdo a la humedad en el suelo, evitando la saturación.
  6. La cobertura vegetal, picada, sobre el suelo en estos almácigos, es una ayuda para lograr lo siguiente:
  • Adecuado control de malezas.
  • Regulación de la temperatura y humedad en el suelo.
  • Protección de las raíces de los cafetos.

 

g.  La poda de raíces, es una operación fundamental que conviene hacer a las plantas de los almácigos antes de llevarlos al campo definitivo, por los siguientes dos objetivos:

  • Provocar la proliferación y crecimiento acelerado de raíces.
  • Uniformar el largo de las raíces.

No es imprescindible la poda de raíces, pero sí bastante favorable por las razones señaladas.

Figura 8. Almácigo en el suelo con tablones

Pasos para la poda de raíz

  1. Regar el almácigo, para alcanzar una adecuada humedad a una profundidad de 15 cm.
  2. Introducir un palín afilado, recto y angosto, en forma sesgada, a un ángulo de 45º, entrando a 10 ó 15 cm. de distancia del cuello de la raíz y penetrando a una profundidad de 10 a 15 cm., para cortarla.
  3. Esta práctica se hace de dos a tres meses antes del trasplante de los cafetos.

Condiciones aceptables de un almácigo

La planta de café debe reunir ciertas características que son de importancia básica, que se detallan a continuación.

  1. Tallo recto, vigoroso y sano.
  2. Plantas de  dos a cuatro cruces.
  3. Follaje abundante y sano.
  4. El sistema radicular abundante y bien distribuido, mostrando la raíz pivotante sin deformaciones. 

Los cuidados culturales y fitosanitarios son similares al sistema de almácigos en bolsa.