Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
 

Los cafés de Guatemala

Contenido

[Ocultar]

Guatemala produce excelentes cafés, muy cotizados en los mercados internacionales. Su calidad proviene desde su origen. Diferentes altitudes que permiten el cultivo de café de altura en casi toda la geografía nacional; variedad de microclimas con patrones de lluvia altamente beneficiosos para cultivo del café, suelos ricos en minerales, abundantes fuentes de agua, son algunas de las variables que hacen especiales a los cafés de Guatemala.

Anacafé ha realizado la promoción de los cafés de Guatemala, clasificándoles en 8 regiones:

  • Acatenango
  • Antigua
  • Atitlán
  • Cobán
  • Fraijanes
  • Huehuetenango
  • Nuevo Oriente
  • San Marcos

Todos los cafés de altura de Guatemala presentan una combinación de dulces, balanceados y elegantes sabores en la que desarrollan un delicioso aroma, acidez placentera, mucho cuerpo y delicada dulzura.

Características de las variedades del café de Guatemala

En cada una de las ocho regiones de Guatemala, los atributos que hacen especial al café se fusionan de manera particular, dando como resultado ocho exquisitos perfiles de taza.

Acatenango

Es la región cafetalera de más reciente reconocimiento, sinónimo de fincas familiares y verdes montañas. El grano es cosechado a la sombra a alturas que alcanzan los 2,000 metros, en suelos ricos en minerales. El secado se realiza al sol y el procesamiento del grano se hace siguiendo antiguas tradiciones familiares.

  • Las variedades que se producen en esta región son: Bourbon, Caturra y Catuaí.

La taza de Acatenango presenta marcada acidez, aroma fragante, cuerpo balanceado y limpio, y un postgusto persistente.

Antigua

Rodeado de volcanes, iglesias barrocas y ruinas, en Antigua se cultiva por encima de los 1,500 metros, en un suelo volcánico rico en minerales, bajos niveles de humedad compensados por la presencia de piedra pómez, mucho sol, noches frías y una densa sombra que lo protege de las heladas.

  • Las variedades que se producen en esta región son: Bourbon, Caturra y Catuaí.

La taza de Antigua es elegante, bien balanceada, con un exquisito aroma y sabor particularmente dulce.

Atitlán

Atitlán posee el suelo más rico en materia orgánica del país. A las faldas de los volcanes que dominan el Lago de Atitlán, sobre un suelo rico en minerales, generosamente bañado por el sol y en altitudes que superan los 1,500 metros, se cultiva el 90% del café producido en la región, cuyos caficultores conservan las técnicas tradicionales de cultivo y procesamiento del grano.

  • Las variedades que se producen en esta región son: Bourbon, Typica, Caturra y Catuaí.

La taza de Atitlán es deliciosamente aromática, con pronunciada acidez cítrica y mucho cuerpo.

Cobán

En una tierra plena de riquezas naturales, altos niveles de nubosidad, lluvia y frío todo el año, el Cobán se cultiva entre los 1,300 y 1,500 metros sobre el nivel del mar, en onduladas montañas de suelos arcillosos y piedra caliza que reciben la influencia tropical de la Cuenca del Atlántico

  • Las variedades que se producen en esta región son: Bourbon, Maragogype, Caturra, Pache y Catuaí.

La taza del Cobán presenta muy particulares notas afrutadas, cuerpo fino y bien balanceado, con un aroma agradable.

Fraijanes

De suelos volcánicos con piedra pómez, enriquecidos periódicamente por los minerales que provienen del Volcán de Pacaya, la región de Fraijanes es una llanura montañosa con abundante lluvia, humedad variable y un extenso rango de temperaturas. En ella, el cafe se cultiva entre los 1,400 a los 1,700 metros sobre el nivel del mar.

  • Las variedades que se producen en esta región son Bourbon, Caturra, Pache y Catuaí

La taza de Fraijanes presenta acidez pronunciada y persistente, es aromática y con cuerpo definido.

Huehuetenango

De las regiones no volcánicas de Guatemala, Huehuetenango es la más alta y seca. En sus montañas, acariciadas por vientos áridos y secos que las protegen de las heladas, el café se cultiva en alturas que alcanzan los 2,000 metros sobre el nivel del mar.

  • Las variedades que se producen en esta región son: Bourbon, Caturra y Catuaí.

La taza de Huehuetenango es de acidez fina e intensa cuerpo lleno y agradable con notas avinatadas.

Oriente

Lluviosa y nublada, ubicada sobre una antigua cadena volcánica, la región Oriente posee suelos balanceados en minerales. En un panorama de ricas tradiciones espirituales y maravillas naturales, pequeños caficultores han convertido cada parcela de la montaña en una unidad de producción, logrando altos niveles de productividad, en alturas que van de los 1,300 a los 1,700 metros.

  • Las variedades que se producen en esta región son: Bourbon, Caturra, Catuaí y Pache.

La taza del Oriente es bien balanceada, con mucho cuerpo y sabor achocolatado.

San Marcos

Más allá de la Sierra Madre, entre paisajes de asombro, clima cálido, suelos ricos en minerales y lluvias torrenciales, en San Marcos se cultiva entre los 1,300 y 1,800 metros sobre el nivel del mar, en pequeñas unidades productoras que cuentan con su propio beneficio.

  • Las variedades que se producen en esta región son: Bourbon, Caturra y Catuaí.

La taza del San Marcos presenta delicadas notas florales en su aroma y sabor, pronunciada acidez y buen cuerpo.