Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
 

El catimor: la caficultura gana un nuevo aliado en su lucha contra la roya del cafeto

Contenido

[Ocultar]
Ing. Agr. Luis Alberto Escobedo M.

Se calcula que en Brasil la Roya del Cafeto (Hemileia Vastatrix Berk & Br.) debe provocar un perjuicio aproximado de 20% sobre la producción anual de café. Generalmente, esta enfermedad aparece con mayor intensidad en los cafetales a partir de octubre, alcanzando su pico en abril. Debido a la variación de la intensidad de su ataque, algunas veces diezmando los cafetales, otras veces pasando casi desapercibida, la mayoría de los caficultures no se concientizó aún de la gravedad de esta enfermedad.

Pero para el Profesor Geraldo Martins Chávez, de la Universidad Federal de Vicosa, la Roya “es una de las peores enfermedades del cafeto”, siendo superada solamente por la C.B.D. (Coffe Berry Disease), cuya presencia es más común en el continente africano.

A partir de 1971, el Profesor Chávez, a través del Programa de Mejoramiento del Cafeto, se preocupó por la obtención de plantas resistentes a la Roya. El resultado ya está siendo conocido, a través de una nueva variedad, producto del cruce de Caturra con el Híbrido de Timor, que viene siendo conocido como Catimor.

Varios caficultores ya están experimentando este nuevo cultivo, principalmente en las regiones cafetaleras del sur de Minas Gerais; en Tres Pontas por ejemplo, el productor Francisco dos Santos Reis ya plantó 30 mil cafetos, obteniendo resultados halagadores, que lo tienen muy entusiasmado, así como a toda la región.

Con el aparecimiento del primer foco de la Roya del Cafeto, en Brasil, en enero de 1970, y su diseminación por todas las zonas cafetaleras del país, varios investigadores comenzaron a buscar soluciones de combate a la enfermedad. Entre ellos, el Profesor Geraldo Martins Chávez.
Con el deseo de iniciar un programa de mejoramiento del cafeto, para 1a obtención de variedades resistentes a la Roya, el Profesor Chávez entró en contacto con instituciones de investigación en otros países, algunos ya en una fase adelantada de mejoramiento, de donde recibió bastante material genético.

En 1971, como parte del esfuerzo integrado de investigación, desarrollado por la Universidad Federal de Vicosa y EPAMIG, dentro del Sistema Estadual de Investigación Agropecuaria, fue iniciado el trabajo de Mejoramiento del Cafeto, ensayando en varios lugares el material proveniente de Colombia, Costa Rica, Portugal y Angola. De este material, el que presentó mejores resultados, no sólo en Vicosa, sino también en Tres Pontas, Ponte Nova, Caratinga (en Minas Gerais), y Marilandia (en Espíritu Santo) fue el Catimor, resultado del cruzamiento de. la variedad brasileña Caturra con el Híbrido de Timor, un cruzamiento inicialmente hecho en Portugal por Wagner, del Centro de Investigación de Roya del Cafeto. Este material sufrió una selección preliminar en Angola, y ya en Brasil está pasando por una selección final, con 1a identificación, multiplicación y creación de nuevas progenies, que se adapten mejor a sus condiciones regionales.

Origen

El Profesor Chávez explica que el “Híbrido de Timor” es una planta probablemente originaria de
un cruzamiento natural entre Coffea Arábica L. y Coffea Canephora Pierre, encontrada en 1a isla de Timor, ex-colonia portuguesa, con resistencia total a todas las razas de Roya (Hemileia Vastatrix Berk
8: Br.).

“La principal característica de las progenies del Catimor en estudio es su resistencia a 1a Boya, asociada generalmente a las buenas características agronómicas. El mismo está siendo cruzado con nuestras mejores variedades comerciales, por ejemplo, con el Catuai, dando origen a algunas progenies promisoras, aún en fase de fijación genética, denominadas Cavimor. El Catimor también está siendo cruzado con las mejores líneas de Mundo Novo, buscándose de esta manera obtener plantas de alta productividad y con buenas características agronómicas”.

“Pero básicamente, se cree que dentro del Catimor ya existen progenies que pueden ser cultivadas por los caficultores, estando en curso las últimas pruebas para la confirmación de los datos ya obtenidos, para poder ser distribuidos sin la menor duda”.

“Se tiene, inclusive, en el sur de Minas Gerais, un caficultor -Francisco Santos Reis- que tiene en su finca más de 5 mil plantas de una sola progenie de Catimor, las cuales se están comportando muy bien, en relación a las variedades de café tradicionales. En total, se tienen unos 50 o 60 caficultores plantando esta variedad de manera experimental, sin contar con otros que están utilizando almácigo de estos caficultores”, afirma el Profesor.

La Roya

Como explica el Profesor Chávez, en las principales regiones productoras de café, la Roya tiene un ciclo que comienza a finales de octubre y termina en junio. Generalmente, la enfermedad se establece en el cafeto en octubre, dependiendo de una serie de factores, como por ejemplo condiciones de clima, de foliación, la cantidad de carga que la planta haya tenido en la cosecha anterior. El pico de la enfermedad se da generalmente en abril, pudiendo provocar la defoliación casi total de la planta y el secamiento de las ramas. “La Roya parece ser una enfermedad cíclica y tiene un patrón de ataque inconstante, de donde resulta una cierta dificultad en convencer al caficultor de que el debe efectuar el control químico de la enfermedad”, argumenta el Profesor.

“Muchos agricultores y aún técnicos no creen en la gravedad de la Roya del Cafeto, pero un cafetal adulto, de 6 a 7 años, en la plenitud de su producción, puede sufrir un ataque muy serio y quedar completamente aniquilado”.

“El peor enemigo es aquel en el que no creemos, y la Roya es una enfermedad traicionera”, dice el
Profesor.

“El perjuicio provocado por la Roya del Cafeto en Brasil debe estar a la altura de un mínimo de 20%”.

“Con una producción media de 20 millones de sacos anuales, el país debe sufrir una baja en la producción anual de café de por lo menos 4 millones de sacos” (sacos de 60 Kg/ oro).

El caficultor que desee tener una seguridad absoluta de que 1a Roya no va a afectar su cafetal, deberá asperjar contra la enfermedad un mínimo de 3 a 5 veces al año, de acuerdo con las condiciones de la región. “Lógicamente, esto aumenta tremendamente los costos de producción y, de un modo general, la utilización de las variedades resistentes será la manera más económica de anular cualquier enfermedad, dentro del principio de mejoramiento de las plantas contra las enfermedades”, explica el Profesor Chávez.

Aún el Catimor

El Profesor Chávez explica que en el trabajo de selección que viene siendo realizado por el Sistema Estadual de Investigación Agropecuaria, se busca no solamente una planta resistente, sino también una planta con alta productividad, pues la resistencia no resuelve el problema del caficultor. “Las producciones que vienen siendo obtenidas con el Catimor, se comparan con algunas lineas del Catuai y, si consideramos la ventaja de ser resistente a la Roya, la menor producción que pueda presentar en relación a otras variedades va a ser altamente compensada por la economía resultante de los tratamientos fitosanitarios”, afirma el Profesor.

“Este año (1978) se están instalando campos de multiplicación de semillas en las fincas experimentales Sao Sebastiao do Paraíso, Patrocinio y Ponte Nova. Se tienen los datos de resistencia y datos agronómicas de cada planta, y de las mejores son recolectadas semillas para los campos de multiplicación”.

Otros Aspectos

Según el Profesor, “. “Es posible cultivar un número mayor de plantas de Catimor por área de lo
que ha sido recomendado normalmente por el Instituto Brasileño del Café (IBC) para otras variedades. Esto se torna interesante sobre varios aspectos, no sólo por el hecho de proporcionar mayor facilidad para ciertos trabajos culturales, sino también para la obtención de una mayor productividad por unidad de área, lo que inclusive podría compensar una menor productividad del Catimor, en relación al Catuai. En la finca experimental de Sao Sebastiao do Paraíso, serán instalados este año (1978) algunos ensayos sobre densidad de plantas, que es un aspecto agronómico extremadamente importante para el cultivo de Catimor”.

A través de las pruebas que vienen siendo realizadas, la bebida ofrecida por el Catimor es idéntica a la del Café Arábico, que tradicionalmente se cultiva en Brasil. La composición química de esta variedad viene siendo estudiada en una tesis de pos graduación, de un estudiante de Tecnología de Alimentos de la Universidad Federal de Vicosa, que dentro de poco tiempo será conocida. “El hecho de que se recibiera este material de Angola, ya en generación F3, significa que se ganó entre 15 a 20 años de trabajo. Ya se poseen de cinco a seis líneas de Catimor altamente promisoras, que se destacan desde las pruebas preliminares.

Si se concretizaran las esperanzas depositadas en este material, serían un gran estímulo para que se de continuidad a los trabajos paralelos ya desarrollados. Si se fracasara, seria un indicio de que no se debe invertir mucho en este sector de la investigación, aunque yo creo más en la primera hipótesis. O sea, que va a resultar efectiva la próxima introducción de variedades resistentes. Tengo la impresión de que este estudio es muy ventajoso sobre varios aspectos, no sólo por la resolución del problema de la Roya, sino para cambiar un poco el panorama de la caficultura, que es relativamente pobre en el aspecto genético. “Muchas cosas pueden ser hechas en este sentido, inclusive en la selección de cultivares más adaptables a determinadas regiones", afirma el Profesor Chávez. El investigador de la EPAMIG, Antonio Alves Pereira, que junto al Profesor Chávez actúa en el Programa de Mejoramiento, agrega que paralelamente a este programa están siendo instalados ensayos de competición con las variedades comerciales tradicionalmente cultivadas, que irán a posibilitar también la selección de cultivares regionales, siendo grande la probabilidad de conseguir plantas superiores a las que actualmente son cultivadas.

“Algunas de las progenies de Catimor, principalmente la UFV 1359, además de resistencia a la Roya, han demostrado gran tolerancia a la sequía (lo que en café es extremadamente valioso), presentan una buena productividad y parecen ser menos exigentes en relación a la fertilidad del suelo”, dice el investigador Alves Pereira.

El Profesor Chávez defiende la necesidad de una mayor inversión de recursos humanos y financieros en la investigación. “La investigación es una inversión a plazo medio para algunos casos, y a largo plazo en la mayoría de los casos. Este programa, por ejemplo, en que ya se tomó un material promisor con algunos años de investigación, en la peor de las hipótesis nos dará la oportunidad de aprender mucho en mejoramiento. “Y se puede considerar que este es un programa de costos relativamente bajos”, termina el Profesor Chaves.
 

Bibliografía

1. Traducción libre, tomada de la revista INFORME AGROPE- CUARIO, año 4, No. 38, Sistema Estadual de Pesquisa ¿Empecuaria: EPAMIG. ESAL. UFMG, UFV, Fevreiro 78. Belo Horizonte, MG. Brasil.

2. El régimen de lluvias en las zonas cafetaleras de Brasil prácticamente está comprendido de octubre a abril (NÏIÏ).

3.  Geraldo Martina Chávez - Eng. Agn, 1951, UFV; Ma, 1953, IICA (Costa Rica); Doctor en Fitopatología, 1962, U.F.V. Profesor Titular.