Inicio
INGRESAR    


¿No tiene cuenta de usuario?    Regístrese aquí
 

Manejo integrado de la roya de cafeto


La roya es ocasionada por el hongo Hemileia vastatrix y fue detectada en Guatemala desde 1980. Afecta principalmente hojas maduras y en ocasiones hojas jóvenes. Puede provocar defoliación y reducción de la productividad. Además, acentúa la bianualidad del café, lo cual incide directamente en la producción de las cosechas posteriores. Durante los últimos años se ha observado incremento de roya en plantaciones de café en Guatemala, lo cual merece atención para su manejo integrado.

Comportamiento de la roya del café

En Guatemala, el problema de roya del café se manifiesta severamente en altitudes de 2,500 a 3,500 pies (800 a 1,000 metros aproximadamente); arriba de 3,500 pies, la incidencia y severidad de la roya del café es menor debido al descenso de la temperatura.

Entre los factores más importantes para el desarrollo de la enfermedad están: variaciones de temperatura, mojado foliar, altitud, variedades de café, alta carga fructífera, edad de la planta, época de cosecha, nutrición desequilibrada, fertilización deficiente y esporas del ciclo anterior, entre otros.

Con algunas variaciones se observa una fase de desarrollo lento de la roya del cafeto de mayo a agosto; luego, la enfermedad se incrementa de forma rápida a partir de agosto o septiembre. La curva de la enfermedad alcanza su máximo potencial en el período de diciembre a febrero.

En general, el mayor incremento de la enfermedad se observa durante los meses de maduración del grano y en la época de cosecha. Durante marzo y abril del siguiente año hay un descenso de la enfermedad por condiciones de clima adversas al hongo, caída de hojas durante la cosecha, por los vientos de la estación seca o daño por la enfermedad.

Recomendaciones de manejo de la roya del café

Monitoreo de la enfermedad. Observar la cantidad de inóculo primario de roya o esporas del año anterior. Este inóculo permanece en tejido necrosado en las hojas viejas e influye en los nuevos ciclos de la enfermedad.

Fungicidas de contacto y sistémicos. Los fungicidas sistémicos pueden aplicarse al inicio de las lluvias para reducir el inóculo primario. Los triazoles (epoxiconazole tetraconazole, hexaconazole, cyproconazole, triadimenol) están recomendados para esta enfermedad. Actualmente existen mezclas de fungicidas sistémicos (triazoles + estrobirulinas) que ejercen mejor control del hongo. Posteriormente puede planificarse la aplicación de fungicidas de contacto como: caldo bordelés, caldo vicosa, oxicloruro de cobre y óxido e hidróxido de cobre, entre otros.

En lotes con alta carga productiva puede realizarse una segunda aplicación de fungicidas sistémicos en la primera quincena de agosto. Esta práctica ayuda a reducir la incidencia de roya durante la cosecha del café, ya que durante ese período hay una alta esporulación y dispersión del hongo debido al movimiento de personas entre los cafetales.


Figura 1. Curva de desarrollo de la roya del café variedad Caturra,
Alotenango, Sacatepéquez, ciclo 2009-2010.

Las aplicaciones aisladas y tardías de fungicidas cercanas a la época de cosecha o después de la misma son ineficientes en el control de la roya. Para definir el número de aplicaciones debe considerarse la recomendación técnica, la carga productiva y los aspectos económicos.

Manejo de tejidos (podas). Con esta práctica se estimula el crecimiento y tejido productivo de la planta y se elimina parte del inóculo. Debe ser planifi cado y realizado de acuerdo a la edad de la plantación, registros de producción y la sanidad de tejidos, entre otros.

Fertilización equilibrada. Los nutrientes ejercen funciones específi cas en el metabolismo del cafeto en su crecimiento y producción. La fertilización mejora las condiciones de resistencia de la planta a enfermedades. Se deben realizar análisis de suelo y foliar, así como aplicar materia orgánica para mejorar las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo.

Control biológico. Existen algunos productos comerciales que pueden emplearse, como Bacillus subtilis (bacteria) Verticillum hemileiae, que es un hongo parásito de la roya del café, presente de manera natural. Así mismo, el uso de lixiviados del cultivo de lombriz coqueta roja, que aporta elementos nutricionales a la planta y contiene alta concentración microbiana antagonista.

Uso de resistencia genética. A mediano plazo sería la principal estrategia para enfrentar la roya en aquellas zonas más propicias a su desarrollo. Se consideran resistentes a la roya del café las líneas de Catimor y Sarchimor. Algunas de estas se encuentran en fase de validación, sin embargo debe considerarse su comportamiento frente a otras enfermedades como el ojo de gallo, al que son muy susceptibles. Todas las variedades de café tradicionales como Caturra, Bourbon, Catuaí rojo y amarillo, Pache, Villa Sarchí y Mundo Novo, no tienen resistencia a la roya.

Registro de información. Es necesario acompañar los ciclos de producción del café en la finca y datos climáticos, principalmente datos de lluvia.